Repsol, EDP Renováveis, Engie y Principle Power han finalizado la instalación de la tercera turbina del parque WindFloat Atlantic. Esta instalación cuenta con los aerogeneradores flotantes marinos más grandes del mundo -con una altura de 30 metros y una distancia de 50 metros entre cada una de sus columnas- y forman ya el primer parque eólico flotante de Europa continental.

La primera unidad del proyecto WindFloat Atlantic partió en octubre de 2019, la segunda en enero de 2020 y la tercera desde Ferrol hasta Viana do Castelo, con la instalación del tercer y último módulo para que el parque alcance una potencia de 25 MW.

WindFloat permite contar con los aerogeneradores más grandes del mundo disponibles comercialmente, el modelo V164 de 8,4 MW de MHI Vestas, lo que contribuye a incrementar la capacidad de generación y reduce los costes.

Las plataformas se han construido entre España y Portugal: dos de ellas en los astilleros de Setúbal (Portugal) y la tercera en los astilleros de Avilés y Ferrol (España).

El proyecto supone despliegue comercial de la tecnología WindFloat, que se vale de la riqueza de recursos eólicos en emplazamientos marinos temporales y aguas profundas previamente inaccesibles. Esta instalación permitirá generar la suficiente energía como para abastecer al equivalente a 60.000 usuarios al año.

El transporte de las tres estructuras flotantes que componen el parque eólico de Viana do Castelo es un hito en sí mismo, dado que evita la necesidad de contar con un buque de arrastre especializado. Esto, junto a la facilidad de anclado, hace replicable esta iniciativa en otras localizaciones y elimina los condicionantes geográficos a la hora de acometer este tipo de infraestructuras, explican los promotores.

El proyecto ha tenido una inversión de alrededor de 125 millones de euros. Las empresas cuentan con una financiación de 60 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones, de 30 millones del programa NER 300 y con 6 millones del programa del fondo portugués para la reducción de emisiones de carbono.

El proyecto pertenece al consorcio Windplus, que es propiedad conjunta de EDP Renováveis (54,4%), Engie (25%), Repsol (19,4%) y Principle Power Inc. (1,2%). El proyecto WindFloat Atlantic está avalado por el éxito del prototipo WindFloat1. Este prototipo de 2 MW, que estuvo operativo entre 2011 y 2016, fue capaz de generar energía de forma ininterrumpida durante cinco años, superando condiciones climatológicas extremas, como oleajes de hasta 17 metros de altura y vientos de 60 nudos, sin sufrir daños.