26 países europeos han presentado sus Planes Nacionales de Energía y Clima a la Unión Europea. La patronal del sector eólico europeo, WindEurope, ha analizado qué implican esos planes para el despliegue de energía eólica en Europa. El obstáculo principal sigue siendo los permisos: muchos planes no establecen soluciones efectivas a los cuellos de botella de permisos existentes.

"Por primera vez, los Planes Nacionales ofrecen un horizonte de planificación a largo plazo con compromisos claros en términos de programas de subasta, volúmenes e incentivos", indica el CEO de WindEurope, Giles Dickson. “Los planes nacionales 2030 son folletos de inversión del sector eólico. Permiten a los bancos y desarrolladores planificar futuras inversiones en energía eólica. Pero los volúmenes de energía eólica en los planes siguen siendo puramente académicos, si bien las políticas para desbloquear estas inversiones no están vigentes. La UE necesita presionar a los Estados miembros para que realicen las mejoras necesarias, especialmente en los permisos".

Respecto a la proporción de energías renovables, los Planes Nacionales presentados permitirían un 33% de energías renovables en la combinación energética final para 2030. El objetivo actual de la UE es del 32%. En todo el continente, los Estados miembros planean aumentar sus instalaciones eólicas, tanto en tierra como en alta mar. Si se cumplen las promesas de estos planes, Europa habrá instalado 339 GW de capacidad eólica para 2030, 268 GW en tierra y 71 GW de eólica marina. Esto representa un aumento significativo en las instalaciones eólicas de 169 GW a día de hoy.

"La mayoría de los Planes Nacionales incluyen un nivel de visibilidad decente para futuros programas de subastas", añade Dickson. “Especialmente Alemania, Dinamarca, Francia y los Países Bajos ofrecen una buena visibilidad a largo plazo. Pero necesitamos instalar más eólica para estar en camino hacia el Green Deal. En 2019 instalamos 15,4 GW. Pero necesitamos instalar al menos 20 GW cada año para mantener el rumbo del Green Deal. Los objetivos de emergencia climática y electrificación hacen que la instalación de energía eólica sea una necesidad absoluta".

El obstáculo principal en los Planes Nacionales son las regulaciones de permisos. La gran mayoría de los países no mencionan qué medidas se tomarán para facilitar la concesión de permisos para proyectos nuevos y renovados. Entre ellos, los principales mercados como Alemania, donde las subastas continúan con una baja suscripción debido a los cuellos de botella permitidos.

"La energía eólica es la columna vertebral en la entrega de una recuperación ecológica y la descarbonización para 2050. Si la UE no consigue la autorización de un nuevo parque eólico tan pronto como sea posible, Europa perderá gravemente sus objetivos de energía y clima". La facilitación de los permisos falta casi por completo en los planes presentados. Europa necesita resolver esto urgentemente. Las reglas de retroceso injustificadas deben eliminarse. Los procedimientos de evaluación ambiental para nuevos proyectos deben simplificarse y aclararse. Los proyectos aprobados necesitan más seguridad jurídica. No es aceptable que los proyectos eólicos terrestres simples tarden 5 años o más en obtener permisos”, indica Giles Dickson.

Los Planes Nacionales de Energía y Clima son el marco dentro del cual los Estados miembros de la UE planean, de manera integrada, sus objetivos, metas, políticas y medidas climáticas y energéticas desde 2021 hasta 2030. El desarrollo de estos Planes es un requisito legal bajo el Paquete de Energía Limpia 2018. Cada país debe presentar un informe de progreso cada dos años. El proceso de estos planes tiene como objetivo garantizar que se cumplan los objetivos de la UE 2030 para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, energía renovable, eficiencia energética e interconexión eléctrica.

La Comisión de la UE, como parte del informe de la unión energética, supervisará el progreso de la UE hacia el logro de estos objetivos. La primera evaluación de los Planes Nacionales por parte de la Comisión de la UE está prevista para septiembre de 2020.

WindEurope ha realizado para sus miembros un análisis de los 26 planes presentados. Más información en este enlace.