En la primera cita del sector eólico en 2021, la jornada ‘La Eólica y sus Mercados’, que la Asociación Empresarial Eólica (AEE) celebra hoy y mañana, expertos del sector analizarán las subastas renovables, los próximos retos regulatorios y la situación del mercado, entre otros temas destacados.

El sector eólico español considera necesario establecer las palancas esenciales para ayudar a generar el cambio necesario de re-industrialización de la economía española, velar por los sectores industriales estratégicos con cadena de suministro propia como ‘proyecto país’ y activar la creación de la nueva industria energética, donde la hibridación, el almacenamiento y el hidrógeno cobran protagonismo. “El impulso al sector eólico español es necesario para contribuir a la recuperación económica en los próximos años y velar por su cadena de valor debe ser una prioridad”, ha destacado Juan Diego Díaz, presidente de AEE en la inauguración de la jornada esta mañana.

La celebración de la reciente subasta renovable ha mostrado el interés por parte de los promotores eólicos en la obtención del esquema retributivo que ofrece, el compromiso del sector en avanzar anualmente hacia el cumplimiento del PNIEC, y de la existencia de una bolsa de proyectos maduros, suficientemente grande como para poder cubrir dichos objetivos a lo largo de los próximos años.

Han coexistido múltiples estrategias de participación de los actores en la subasta. La eficacia de la misma debe medirse por la ratio de proyectos realmente ejecutados en el plazo asignado junto con el impacto positivo que genere en la cadena de valor. En esta jornada analizamos las posibles mejoras en el diseño y vamos a poder comparar con otras subastas como el modelo portugués.

Las subastas son una herramienta que ayuda a mantener una velocidad de incremento de las renovables, pero es indispensable diseñarlas para extraer los mayores beneficios para la economía, bajo la premisa de que los productos que proporciona cada tecnología no son directamente comparables entre sí. No obstante, las subastas aun teniendo ese efecto de visibilidad y tracción del mercado, deberán convivir con otros esquemas de retribución para cumplir con los objetivos del PNIEC. El avance de la eólica anual debería estar en torno a los 2.200 MW para poder alcanzar los 50.333 eólicos instalados en 2030. “Garantizar un ritmo de avance anual de los proyectos es imprescindible para evitar tensiones en la cadena de suministro” ha indicado Juan Diego Díaz.

Está previsto una segunda subasta este año con un cupo de potencia mínima para la eólica de 1.500 MW, que el sector eólico espera sea superior. Es necesario extraer las conclusiones sobre la competitividad real de cada tecnología y la aportación que realiza, tanto a la reducción del precio de la electricidad, como a la tracción sobre la cadena de valor, a la mayor reducción de emisiones o incluso al mayor aprovechamiento de las infraestructuras eléctricas minimizando su coste de utilidad.

En cualquier caso, estamos ante un escenario ya consolidado de actividad intensa, lo que pone de manifiesto la trascendencia del sector eólico, pero que también encierra ciertos riesgos que hay que evitar. “Establecer los mecanismos adecuados para avanzar de forma sostenida cuidando a la vez de nuestra cadena de valor industrial debe ser una prioridad. Con el incremento de la potencia eólica y la cobertura de la demanda de electricidad que ofrece, se nos asigna una responsabilidad principal para nuestra sociedad, en un entorno de oportunidades, pero también retos. La mejora continua de las herramientas que se utilicen será la clave del éxito”, destaca el presidente de AEE.

Carmen Becerril, presidenta de OMEL, ha participado en la inauguración de la jornada. En su intervención ha analizado el papel del mercado eléctrico, y la previsible evolución que va a sufrir, partiendo de la premisa de que el diseño de mercado marginalista está asumido por los países europeos, pero contando con la necesidad de potenciar otros esquemas como los mercados a plazo para ofrecer escenarios de menos fluctuaciones y mayor previsibilidad a los precios. "La flexibilidad será una condición indispensable para el funcionamiento de los mercados eléctricos en el futuro, donde habrá una mayor penetración de las renovables. OMEL participa en proyectos de innovación en este sentido. Reconocemos hoy más que nunca el papel fundamental que ha jugado la eólica para permitir llegar a día de hoy con la realidad actual de las renovables en nuestro país, y el papel que jugará a 2030, siendo uno de los principales valores de nuestro sistema".

Una jornada en la que se han congregado más de 200 profesionales de las principales empresas del sector, donde repasaremos la situación del mercado y del sector eólico en España, así como los principales avances regulatorios que se han consolidado y aprobado estos meses de atrás, entre otros temas como las nuevas subastas y retos regulatorios, nuevos modelos de financiación y PPAs, los mercados regulación y de balance, los nuevos mercados emergentes, o la hibridación de tecnologías con base eólica, junto con el almacenamiento, y cómo operar las instalaciones económicamente.

La jornada ‘La Eólica y sus Mercados’ cuenta con el patrocinio VIP de EDP Renewables, Endesa, Greenalia, Iberdrola, Naturgy, Repsol, Siemens Gamesa Renewable Energy, UL y Vestas; y como patrocinador colaborador a Axpo.

Los media partners de este evento son Energética XXI, Energías Renovables, FuturEnergy e InfoEnergética.

Sigue la retransmisión en directo de la jornada en Twitter con el hashtag #EólicayMercados

Descargar nota de prensa

La Asociación Empresarial Eólica es la voz del sector eólico en España y defiende sus intereses. Con más de 200 empresas asociadas, representa a más del 90% del sector en el país, que incluye a promotores, fabricantes de aerogeneradores y componentes, asociaciones nacionales y regionales, organizaciones ligadas al sector, consultores, abogados y entidades financieras y aseguradoras, entre otros.