Iberdrola ha completado la instalación de los aerogeneradores en su nuevo parque eólico de Chimiche II, situado en Granadilla de Abona (Tenerife). Se trata del primer parque eólico de la empresa en Canarias y el primero que construye en España en los últimos seis años. Su producción permitirá el abastecimiento de energía renovable a una población equivalente a 15.000 hogares y evitará emisiones de 33.000 toneladas de CO2.

Integrado por siete aerogeneradores Siemens Gamesa de 2,625 MW y de 80 metros de altura, el parque cuenta con una potencia total de 18,375 MW. La instalación entrará en operación antes de que finalice 2018.

El proyecto, que Iberdrola comparte con un socio local a través de la sociedad Energías Ecológicas de Tenerife, representa una inversión de 30 millones de euros en la instalación de los aerogeneradores, la línea eléctrica de evacuación de la electricidad y la subestación eléctrica transformadora. La construcción de este parque eólico ha supuesto la creación de 128 puestos de trabajo y de 36 en fase de mantenimiento y explotación.

Declarado de interés general por la Dirección General de Industria y Energía, el parque eólico Chimiche II forma parte de las actuaciones que el Gobierno de Canarias está facilitando con el objeto de avanzar en la implantación de un modelo energético más sostenible en las Islas, que se sustente en el desarrollo de las energías renovables y la aplicación, al mismo tiempo, de medidas de ahorro y eficiencia energética.

Iberdrola es el primer productor de energía eólica en España, con una potencia instalada de más de 5.700 MW en el país, distribuidos por la práctica totalidad de la geografía española. Asimismo, la capacidad total instalada renovable supera los 15.800 MW.

En el mundo, el grupo dispone de una capacidad instalada renovable de 29.500 MW, que permite que el 67% de su capacidad total esté libre de emisiones.

Foto: Iberdrola