Durante los últimos años, la energía eólica ha presentado un crecimiento continuo en todo el mundo, siendo hoy en día una de las fuentes de electricidad más competitivas. La potencia total instalada a nivel mundial ha aumentado un 272% desde 2009 hasta 2018. Dichos niveles de crecimiento se deben principalmente a una importante reducción de sus costes de inversión y de mantenimiento a lo largo de los años y a las mejoras tecnológicas, derivadas del importante esfuerzo en I+D realizado por las empresas del sector.

Fuente: CORRESPONSABLES

Descargar documento